viernes, 27 de abril de 2012

Guisval: Mis antiguos coches de metal

Hoy en día casi todo viene de China. Cuando yo era pequeño, había mucho mercado local y se podía encontrar muchos productos nacionales. Guisval es una empresa con sede en Ibi (Alicante) que hacía las delicias de los niños tiempo atrás. Todavía siguen fabricando pero con la fuerte competencia del chino de la esquina con sus productos, aparentemente se vende menos. Me encantaba sus coches de metal. Tenía varios (y aún tengo por ahí aunque muchos de ellos se han roto bien por otros niños que han jugado con ellos, algún pisotón que los ha partido en dos, etc).

Mirando por Google he encontrado algunas imagenes sobre coches que tuve:

- Seat Ritmo (este fue también mi primer coche real, heredado de mi padre):


- Ford Fiesta serie 1 (se me rompió recientemente por un pisotón :( ):


- Renault 18:


- Citroen 2CV:


- Remolque ambulancia (esta foto está en peor estado que el mío :) ):


Y por último, también tenía algo parecido a esto:


Es un Pontiac Firebird que sirvió de base para el Coche Fantástico (KITT)
Esta maqueta no es de Guisval, creo recordar que era de Majorette y no tuvo tampoco un buen final (muchas manos infantiles XD)

En fin, espero que os haya gustado y os haya recordado que algún día fuimos niños y nos lo pasamos pipa con nuestros juguetes :)

3 comentarios:

  1. Hola Gustavo!

    Un buen post!! Son geniales los coches de metal. Heredar el Seat Ritmo sería genial, no? Ese coche es muy curioso.

    Yo no tuve ningún coche. Mi hermano Dani si tuvo varios. Lo que yo si conservo aún son mis Playmobil.

    Recuerdo unos Reyes que me trajeron el Barco Vikingo. Lo flipe en colores. Y Por mis cumples me trajeron Playmobil sueltos, el Vaquero, el Policía, el Bombero, etc....

    Con eso si que me lo pasaba yo bomba y me juntaba con mis primos que también tenían y bueno, eso eran horas y hora de diversión. A ver si pongo un post hablando de estos muñequitos que tanto hicieron las delicias de nuestra infancia.

    Estoy en cama con algo de fiebre, en fin... a ver si me recupero.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Hola Sean!

    Pues la verdad es que me dio pena desprenderme de él. Tenía el coche 21 años y fue con el que aprendí a conducir. Nos deshicimos de él porque mi padre se compró uno nuevo y me iba a dejar el que tenía. El coche funcionaba muy bien y sí, era un coche curioso :)

    Hablando de juguetes, lo otro que tenía aparte de coches eran mis Playmobil, que ahora han pasado de manos y estoy muy contento por ello.

    Los Reyes también eran habituales de los Playmobil. Me trajeron principalmente vaqueros sueltos con indios y caballos, una gasolinera, un helicóptero de rescate con sus camas y todo y una lancha acuatica. Anda que no daba de si todo eso cuando nos juntábamos los primos a jugar :) Supongo que eran otros tiempos donde la imaginación desbordaba.

    Espero que estés mejor. Cuidate mucho Sean!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Hola Sean, hola Gustavo, buen post, si que traen recuerdos esos coches de metal. Yo también tenia unos cuantos de varias marcas y alguno de ellos de Guisval. Recuerdo las "peleas" que tenia para volver a colocar las puertas en su sitio porque una de las caracteristicas de esos coches es que se podian abrir las puertas y en algunos incluso se podía mover el volante. El caso es que más de una vez rompi alguna puerta y me "peleaba" con ella hasta conseguir poner el muelle en su sitio :D

    De todos modos el coche que recuerdo con más cariño es un coche de plástico que tenía, era más o menos el doble de grande que los que pones en las fotos, se trataba de un Chevrolet Corvette modelo del 75 y era bastante curioso, todo era rojo menos la base del coche que era verde. La ruedas estaban unidas por un eje y se podían quitar y poner. Lástima que no conservo ese coche. Tal vez algún día aparezca en algún altillo de casa de mis padres.

    Playmobil he tenido alguno pero no en plan "colección" como vosotros ;D Yo era más de cochecitos y de desmotar "trastos" jeje

    Cuidate mucho Sean y tu Gustavo, también cuidate y descansa un poco.

    ResponderEliminar